\'SE ALQUILA PISO - SÓLO PARA CHICAS\' Los propietarios las prefieren a ellas
30-07-2008
Fuente: Elmundo.es

El tópico de la fémina ordenada y limpia frente al hombre sucio y desastre está muy vivo

'Me fío más de una mujer. Ellas son más cívicas y tienen menos problemas para convivir'

MADRID.- Andrea y Armando encontraron el piso de sus sueños. Se iban a vivir juntos y tras meses de búsqueda dieron con un hogar acorde con sus posibilidades. Tenía todo lo que se le puede pedir a una vivienda del centro de la capital: 45 metros cuadrados, una pequeña terraza, salón-comedor, dormitorio, un minúsculo cuarto de baño y un armario en mitad del pasillo. Para el precio que pedían (650 euros) no estaba tan mal, afirma Andrea. Pero tras verlo y hablar con el propietario se toparon con un inconveniente: el piso sólo se alquilaba a chicas.

Y es que, aunque cueste creerlo, si eres mujer, joven, estudiante y no te importa compartir piso, encontrar una casa en la que vivir te puede resultar más fácil. El tópico de la fémina ordenada y limpia frente al hombre, más sucio y desastre, se mantiene en pleno siglo XXI como una de las características que hace que un arrendador no alquile a los hombres.

Así piensa Mercedes Domínguez. Ella ha llegado a tener su casa de Barcelona vacía durante tres años porque no quiere alquilar a los chicos. Ellos son más sucios y desordenados. Entre las mujeres se convive mejor y tienes más probabilidades de que mantengan la vivienda en buen estado, afirma tajante. Además, tampoco quiero alquilar a parejas ni a varios amigos, si hay un chico. Ellos beben más, hacen fiestas en la casa y al final siempre se pelean, concluye.

El caso de Mercedes Domínguez no es aislado. Carmen también se decanta por una mujer a la hora de elegir inquilino. Ella es primeriza en esto de alquilar y en su anuncio, a través de Internet, se puede leer: Se alquilan habitaciones sólo chicas. Es propietaria de una casa en Palma de Mallorca y la ha acondicionado para que ellas tengan todas las comodidades posibles: Internet, teléfono, mucha luminosidad y zonas comunes.

Los hombres no son bien recibidos si se trata de vivir y pagar un alquiler


Desde el principio descarté a los chicos porque me fío más de una mujer. No sólo en el tema de la limpieza, sino que ellas son más cívicas y tienen menos problemas a la hora de convivir, comenta. A pesar de todo, no descarta arrendar a un chico en el futuro, pero por el momento está contenta con las mujeres. Igual ocurre en casa de Isabel, donde los hombres no son bien recibidos cuando se trata de vivir y pagar un alquiler. Ella nunca metería en su casa a un joven, ni universitario ni nada. Lo fundamental es que ellas puedan tener su intimidad y que no se encuentren a un chico cuando salgan de la ducha, dice.

Juntos, pero no revueltos

Laura (nombre ficticio) es una experta en encontrar inquilinos. Tiene varias casas en propiedad y lleva años alquilándoselas a jóvenes. Pero ella nunca alquila uno de sus pisos a un grupo mixto. Siempre los separo. En uno hay chicas y en otro chicos, comenta. Es cierto que la actitud y la forma de vida depende de las personas, de su educación, pero en mi caso la experiencia me ha dicho que viven mejor por separado, añade convencida. Durante algunos años arrendé mis viviendas a chicos y chicas que vivían juntos, pero se peleaban mucho, me llamaban ellas porque los chicos no cumplían con sus obligaciones, recuerda. A partir de ese momento lo hago de esta manera y no he vuelto a tener ningún problema.

'Muchos caseros ni siquiera me enseñaban la casa', denuncia Paolo

Pero no todos están de acuerdo con este 'sexismo inmobiliario' vigente en el sector. Creo que un chico y una chica pueden ser igual de limpios y de ordenados, dice Paolo Velasco. Él vive de alquiler desde hace dos meses pero el camino hasta encontrar su piso no fue fácil. Recuerdo que cuando llamaba para preguntar, muchos me decían que preferían una mujer para vivir, incluso en los pisos en los que ya había hombres residiendo me comentaban que querían una chica, recuerda. Además, muchos caseros ni siquiera me enseñaban la casa, afirma.

[ Volver Atrás ]