Las promotoras acuden a las agencias de alquiler para dar salida a sus pisos
01-07-2008
Fuente: abcdesevilla.es

La crisis inmobiliaria está servida entre el exceso de oferta, los apuros financieros y la dificultad de acceder a un crédito. Las promotoras no encuentran compradores y buscan alternativas de mercado para dar salida al stock de esos pisos que no consiguen vender. Alquilar puede ser para los promotores la panacea contra la penuria de las ventas al tiempo que una oportunidad de negocio con rentabilidad a medio-largo plazo.

En apenas dos meses, cuatro promotoras, dos afincadas en Dos Hermanas y otras dos que operan a nivel autonómico y nacional, ya han acudido a la Agencia de Fomento de Alquiler, recientemente instalada en el municipio nazareno bajo la gestión de Aruncy Alquileres. Tramitan a sus clientes, tanto inquilinos como propietarios, todo lo concerniente a las ayudas del Plan de Subvenciones 2008-2012 en materia de vivienda de la Junta de Andalucía e incorporan labores inmobiliarias gratuitas de contacto.

Con este programa, los inquilinos, de hasta 35 años de edad -también cuentan otros perfiles por violencia de género, familias numerosas o mayores de 65 años, que no excedan de los 24.700 euros netos anuales- se benefician durante un periodo de dos años de ayudas del 40 por ciento para el abono del alquiler, percibidas cada tres meses previa presentación de los recibos de pago. Por su parte, el propietario percibe 6.000 euros por tener ocupada la vivienda durante un periodo de cinco años. Como requisito para la ayuda, la superficie útil de la vivienda no podrá superar los 120 metros cuadrados. El precio del alquiler lo establece la Junta. Acogiéndose al plan, las promotoras acuden, bien para que la agencia tramite el alquiler de las viviendas que se reservaron y que están vacías por falta de demanda, o para que incentiven el alquiler con opción de compra.

«La fórmula permite al interesado meterse en un piso sin que tenga que hacer altos desembolsos en un primer momento, y comprarlo a los cuatro o cinco años, descontando parte de lo ya abonado cuando se adquiera. Así el dinero no va a fondo perdido», explica Miguel Trujillo, responsable de la agencia.

De paso, el promotor rentabiliza parte del patrimonio que no logra vender y obtiene ingresos para cubrir parte de la carga financiera mientras aguarda que pase el periodo de crisis. La moda del alquiler se convierte así en una «estrategia coyuntural» en plena crisis del ladrillo para sacar rendimiento de los excedentes y facilitar, a su vez, la futura compra del inmueble.

Las expectativas al respecto son buenas. «Aquí no hay crisis del ladrillo y se mantiene un ritmo bueno», reconoce Trujillo. Dos Hermanas se sitúa en este sentido entre los municipios con mejor proyección urbanística que permitirá incrementar los contratos de arrendamiento.

«El potencial demográfico es enorme una vez se desarrolle Entrenúcleos -zona que unirá físicamente el casco urbano con Montequinto- y pasará a tener más habitantes que capitales como Cádiz o Huelva», subrayó

[ Volver Atrás ]